lunes, 19 de febrero de 2018

Messi enfrenta a su más grande pesadilla en octavos de la Champions

BARCELONA, España--Leo Messi rebaja la sonrisa cuando escucha la palabra Chelsea. Ha sometido a toda clase de rivales en Europa pero hay uno que se le resiste, al que no ha sido capaz de anotar un gol y que, además, le trae el peor de los recuerdos. Este es el Chelsea. Nunca le ha marcado.

En Europa le quedan a Messi pocas barreras por derribar. Como el Chelsea, no le marcó en 4 partidos al Rubin Kazán, en 3 al Inter de Milán y en 2 al Liverpool. Esos dos últimos, precisamente, le apartaron en 2010 y 2007 respectivamente, de la Champions. Pero ninguno como el Chelsea. Su auténtica bestia negra personal.
Todo podría resumirse en una sola victoria en 8 enfrentamientos, ningún gol marcado en 655 minutos, un penalti decisivo estrellado en la madera y una lesión que le apartó de una final. Y es que por más que en los duelos de eliminatoria entre los dos equipos el balance sea favorable al Barça, para Messi el Chelsea es un rival especialmente antipático.

El 22 de febrero de 2006 se jugó la ida de estos mismos octavos de final entre los dos equipos y aquel día Messi se estrenó en Stamford Bridge. No sabía aún lo que le depararía la historia pero sí dejó para la historia del torneo una exhibición por todo lo alto. Ganó el Barça por 1-2, Leo provocó una expulsión (Del Horno) y provocó que Mourinho ironizase con el “teatro del bueno” después de encajar su primera derrota como local al mando del Chelsea en 50 partidos.
A partir de ahí, sin embargo, el equipo Blue se convirtió en una pesadilla que aún se mantiene para el crack argentino, que se seis años después reencontrará frente a un equipo muy distinto en nombres pero similar en cuanto a intensidad y carácter. Con un amigo íntimo, Cesc, y un socio inolvidable, Pedro. Y, también, un grupo sin glamour pero rabioso como debe recordar.
espn.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario